prueba-slider-quienes-somos2

Tres generaciones de oficio y tradición

Abanicos Vibenca es el resultado de tres generaciones de una familia Valenciana, dedicada desde 1910 al oficio de pintar abanicos. En primer lugar, mi abuelo, Don Antonio Benlloch Martínez, fue quien a una edad muy temprana empezó como aprendiz en varias fábricas importantes.

Pronto creo un estilo propio y reconocido. Este estilo de pintura, de trabajo y de buen hacer le permitió muy joven independizarse, montando así, su propio taller de pintura. Aquí es donde mi padre, Vicente Benlloch Palau, sigue el camino de mi abuelo. Primero, trabajando codo a codo con él, y segundo, montando posteriormente también su propio taller.

Yo, VICENTE BENLLOCH CABALLER, desde pequeño estuve viéndolos como pintaban, estuve ¨saboreando¨ esos olores tan característicos de un taller de pintura de abanicos… con sus pinceles, botes de colores, barnices…. En definitiva, empezando a recoger pinceladas, nunca mejor dicho, de éste, tan importante como poco conocido, OFICIO VALENCIANO.

tienda-img-1_quienes-somos2_v2
tienda-img-1_quienes-somos_v2

Ya trabajando con mi padre, en el año 1994, tuve la necesidad de dar un paso adelante y fue cuando quería algo más. Quería llegar a las tiendas. Quería venderles nuestro trabajo-pintura directamente. Es cuando empiezo la etapa de fabricante y me hago mi propio muestrario de abanicos, con modelos únicos, y salgo en busca de éstos.

No costó nada hacer clientes ya que éste estilo de pintura recogida de las tres generaciones fue valorada positivamente. Estuve trabajando con estos clientes durante muchos años, cosa que les agradezco mucho, pero aún podía ir más allá. Más allá de conocer a las tiendas….quería llegar a la gente. Quería, en definitiva, tener mi propia TIENDA. Pero no ¨solo ¨una tienda al uso como la conocemos, quería algo más. Quería mostrar y dar a conocer, como se fabrica y se pinta un abanico. Creo que quería dar a conocer a mi familia. A mi abuelo, mi padre, mi madre, mi hermana…a todos ellos que han trabajado en éste oficio que se instaló en Valencia desde hace más de 300 años.

Por esto comencé el proyecto de ABANICOS VIBENCA. Quería una tienda donde la gente me viera trabajar. Donde vieran mis pinceles, mis botes de pintura, mis abanicos a medio acabar, donde pudiera hablar con los clientes y con la gente que quisiera saber del oficio. Donde no solamente se llevaran un abanico pintado por nosotros. Quería una tienda donde la clientes y la gente que nos visita se llevaran consigo, como digo no sólo abanicos, se fueran con el que significa el abanico para los Valencianos y sobre todo para mi familia.

Esa tienda es ABANICOS VIBENCA, donde en la trastienda tenemos nuestro taller abierto a la calle para que la gente-clientes nos vieran pintar. Aquí es donde se produce un interés mutuo por lo verdaderamente ARTESANO.